Caminito de Buenos Aires

Nuestra idea inicial era bajar desde San Pedro de Atacama hacia Santiago, pero cambiamos de opinión y decidimos ir por Argentina. Y de paso acercarnos a Buenos Aires a ver a Guillermo y familia.

Nuestra primera parada en tierra argentina fue Salta, donde saboreamos deliciosas empanadas y le hincamos el diente al primero de los bifes de chorizo que saborearíamos esos días. Una de nuestras incursiones gastronómicas fue el precioso restaurante José Balcarce, casa de un antiguo bandolero.

P1020873    P1020840

A continuación, seguimos hacia el sur, visitando Cafayate y Tafí del Valle, zona de un paisaje espectacular que amenizaba los largos trayectos en bus y de un vino delicioso.

P1020895   P1020901
A Buenos Aires llegamos un viernes tras otro maratoniano viaje en autobús nocturno. Nuestro cansancio se alivió con la calurosa acogida de Guillermo y Patricia, que nos recogieron y acomodaron en su precioso departamento del barrio Palermo.

P1020909   Foto con Guille

Más tarde apareció Ignacio, el hijo adolescente de Guillermo y Patricia, que nos explicó su vocación grafitera y su admiración por artistas como Bansky.

En BAs – Buenos Aires para los locales – visitamos el tradicional barrio de San Telmo. Allí nos paseamos entre puestos de artesanía y vimos en acción a los bailarines de tango en la Plaza Dorrego. Más tarde, visitamos una de las más bellas librerías del mundo, El Ateneo, un antiguo teatro en cuyo escenario tomamos café, hojeamos muchos libros… y compramos algunos.

P1020930   P1020964

Otro día tomamos un vino en el legendario Café Tortoni, cerca de la Plaza de Mayo, donde se encuentra la Casa Rosada, sede del gobierno de Cristina Kirchner. La plaza se hizo mundialmente conocida como lugar de manifestación de las abuelas que reclamaban a sus desaparecidos tras el golpe militar que sufrió Argentina en los 70. Poco antes de nuestra visita, la presidenta de las abuelas de la Plaza de Mayo recuperó a su nieto tras 37 años de búsqueda.

P1030015   P1020929

De hecho, uno de los lugares que nos impresionó fue el Parque de la Memoria, junto al Río de la Plata, donde se hace un repaso a los hechos históricos sobre el golpe de Estado y la represión posterior. Eso dio pie, para nuestra sorpresa, a que Guillermo nos explicara sus vivencias en primera persona sobre el proceso, eufemismo con el que se definió a la dictadura, ya que esa época coincidió con sus años universitarios. Nos relató historias escalofriantes de torturados y desaparecidos que él conocía.

P1020955    P1020944 .

Los días en BAs dieron para mucho. Además de lo anterior, visitamos el flamante Puerto Madero, el mítico cementerio de Recoleta donde se encuentran los restos de Evita Perón, el espléndido Museo de Bellas Artes y las exposiciones por los 100 años del nacimiento de Cortázar. El mal tiempo nos impidió, sin embargo, visitar el Caminito en el barrio de Boca, así que debermos volver para hacerlo…

Pero por supuesto, lo que mejor de todo fue disfrutar de la hospitalidad de Guillermo, Patricia e Ignacio, que nos despidieron con un bárbaro asado orquestado por el gran Guille, el mejor asador del mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s